Sobre mí

Mi nombre es Ismael Santiago Rubio. Nací en 1988, en Villena (Alicante). He sido desde siempre un aficionado al cine, los cómics y la literatura de ciencia ficción. En 2014 publiqué Exiliado en el futuro a la que seguiría dos años después Viajando entre dos mundos, novela que ponía punto y final a esa bilogía. En 2019 vio la luz Inmemorian, obra que se alzó con el Premio Literario Amazon 2019 y que ha obtenido un gran reconocimiento del público.

En la actualidad trabajo en varios proyectos literarios diferentes, al mismo tiempo que escribo para que podáis leer pronto nuevas historias de Inmemorian. También realizo mi propio programa de radio en formato podcast: «El Cosmonauta, tu podcast de ciencia, misterio y ficción», que se puede escuchar en la plataforma ivoox.com, o en la pestaña de «podcast» en esta misma web.

Esto es un resumen muy breve sobre mi trabajo y mi carrera literaria. Si quieres conocerme mejor, saber más de mis letras, te invito a seguir leyendo.

«¿Quién mejor que uno mismo para contar su propia historia?».

Entusiasta, inquieto, soñador. Estos tres adjetivos me definen. La imaginación me viene de serie. De manera constante, añado un “¿y si ahora pasara esto?” a cualquier cosa que sucede. Entended lo que quiero decir, no significa que esté todo el día obsesionado con eso, sino que la pregunta aparece en mi cabeza de manera espontánea cuando menos me lo espero, y de ahí, surgen muchas de mis historias. Si unimos esto a que soy un inconformista, a que me gusta saber el porqué de las cosas, investigar y averiguar por mí mismo que es cierto lo que me cuentan… Creo que dispongo del cóctel perfecto para ser escritor.

Desde niño he sido un aficionado al cine y a la ciencia ficción. Me atrae la ciencia y los grandes misterios que esconde el Universo. Me gusta la astronomía. El futuro tecnológico también es una de las cosas que más me inquieta. A consecuencia, escribo historias utópicas y distópicas de ciencia ficción. No obstante, me siento muy incómodo viviendo estos tiempos distópicos que nos abordan.

Aunque nací en el año 1988, la vida que practico no comenzó hasta 2012. La escritura nunca había formado parte de mis planes. Si alguien me hubiera dicho que escribiría un libro semanas antes de ponerme a ello, me hubiera reído. Es más, lo hice cuando un compañero me animó a que escribiera el pequeño sueño que tuve aquella noche de febrero de 2012, que acababa de contarle. De allí surgió Exiliado en el futuro, mi primera novela. Y mucho más me hubiera reído si un visitante del futuro me hubiera desvelado los detalles de mi vida actual.

Se puede decir que rompí con el arquetipo de escritor, con esa persona enamorada de la escritura que tiene unos cuantos textos guardados antes de decidirse a publicar. Cuando me preguntan que por qué escribo, contesto que lo hago porque me parece la vía más idónea para crear y contar mis historias. No empecé a escribir porque me gustara, a diferencia de la mayoría. Eso no quiere decir, que una cosa me haya llevado a la otra, y ahora disfrute haciéndolo y aprendiendo.

Pensando que solo iba a ser leído por mi familia, amigos, compañeros y poco más, y animado por ellos, me lancé al vacío con mi único escrito, con la suerte de que el primer público al que me enfrenté me devolvió el cariño con el que había preparado la edición y la presentación. El 18 de diciembre de 2014 fue el día que recibí esa dosis infalible de entusiasmo que movió, o mejor dicho construyó, los cimientos de mi nueva existencia. La larga fila de asistentes que esperaban a que les firmara el libro, hicieron que me decidiera, por el momento, a jugar a ser escritor.

Dos semanas después, un sábado 4 de enero (víspera del día de reyes), un gran centro comercial de mi comarca preparó una mesa de firmas, con stand incluido, para que estuviera firmando durante todo el día. Una semana antes, el centro puso mi cara y la portada de mi libro en todas sus puertas anunciando la cita. Fue todo un éxito. La sensación de estar allí, de encontrarme con gente que estaba interesada en leer mi historia y hablar con los lectores, hizo que la cita fuera muy enriquecedora. Afianzó mi intención de seguir jugando a ser escritor. Empecé a hacer publicidad, contacté con medios, llevé mi libro de aquí a allá en el maletero de mi coche, y llegaron las firmas, presentaciones y ferias. Una cosa llevó a la siguiente y comenzó a venderse mediante Amazon.

Ya no se trataba solo de las palabras de apoyo de conocidos que leían mi libro, sino también de los comentarios positivos de gente que no tenía relación alguna conmigo y que no me debían palabras de halago. Podrían haberme llovido críticas muy duras por mi falta de experiencia literaria que me hubieran hundido. Exiliado en el futuro tenía sus cosas buenas, pero también sus cosas malas. No obstante, no solo salí airoso, sino victorioso. La historia gustó, y con ello un nuevo horizonte se abrió ante mí. Conocí el modo de vida que más me complace y que necesito para canalizar mi creatividad. Empezar a escribir y publicar ha sido el mayor premio para mí.

Toda la ilusión que me ha acompañado desde entonces la he centrado en aprender para mejorar mis escritos. Mi intención es poder dedicarme realmente a esto en el futuro. No solo dedico tiempo todos los días en formarme para escribir mejor, sino que también me he preocupado en conocer y descubrir los entresijos de la publicación, y del extenso mundillo en torno a la publicación independiente (como llaman a la autoedición).

He sido el primero que he notado mi propia evolución literaria desde que empecé. Mi escritura poco a poco madura, sale de su crisálida. Eso se ve reflejado más allá de mis textos. Cada vez sois más los lectores, y eso significa que voy por el camino correcto. El tiempo que dedico cada día a cultivar mi escritura da sus frutos.

Durante mi búsqueda de medios de comunicación que se hicieran eco de la publicación de Exiliado en el futuro, contacté con el programa de radio La noche de Andrómeda, (segundo punto clave e influyente en mi carrera literaria). La directora María de Barreiro aceptó entrevistarme, y a los días, tras conocer que me apasionaba la ciencia espacial y creer que podía aportar algo a su programa, me ofreció un puesto de colaborador. Por supuesto, acepté. Cada viernes de emisión me conectaba desde casa para participar con mi propio tema. Poco a poco me solté, hice buenos contactos (tuve el placer de participar en tertulias con gente que aparecía en programas de misterio, en radio y televisión de primer nivel), y me impregné de la magia de la radio. Mi etapa en La noche de Andrómeda fue muy positiva. Aparte de que tuve el placer de conocer a gente muy maja, me aportó muchas cosas. Entre ellas, que las ventas de mi libro aumentaron, y que mi vocabulario se amplió. Yo mismo lo percibía. El preparar programas y participar en ellos cada semana le hacía mucho bien a mi otra actividad: la escritura.

En 2016 publiqué Viajando entre dos mundos, la segunda parte de Exiliado en el futuro, con la que puse punto final a esa bilogía de ciencia ficción blanda. Poco después la emisora LNDA Radio, en la que se alojaba el programa en el que colaboraba cerró, y con ella La noche de Andrómeda. Y me quedé vacío durante un tiempo, con ganas de más. Contemplé mis opciones, y como tenía los medios y sobre todo el entusiasmo para hacerlo, puse en marcha mi propio podcast: EL Cosmonauta, tu podcast de ciencia, misterio y ficción), que podéis escuchar en Ivoox o desde esta misma web. Lo encontraréis en la última pestaña del menú.

Por el programa han pasado invitados de la talla de la escritora Laura Falcó Lara (presidenta de “Prisma Publicaciones” y nieta del fundador de “Editorial Planeta”); el escritor de Pierre Monteagudo (hijo del mejor amigo del astrofísico Héctor Rojas, el hombre que hizo los cálculos para que alunizara el Apollo 11); el piloto de avión Iván Castro Palacios (colaborador de Cuarto Milenio, y actualmente de Espacio en Blanco y Días Extraños…); José Posada (la voz de Matt Damon, Jude Law, Joaquín Phoenix, Adam Sandler, Ryan Reynold, James Franco… entre otros); o Mikel Serra Ricart (administrador del instituto de Astrofísica de Canarias).

En 2019 publiqué Inmemorian, y decidí presentarla al Premio Literario de Amazon. ¿Averiguáis qué pasó? Que acabó ganando el concurso entre más de 2.400 obras presentadas desde más de 40 países. Como parte del premio, la editorial Amazon Publishing está trabajando en la reedición para un nuevo lanzamiento bajo su sello, aunque la novela no ha dejado de estar disponible desde su publicación el pasado 4 de julio de 2019. Podéis adquirirla en la pestaña de mis libros pinchando sobre ella. En la fecha en la que escribo esta nota sobre mí, la novela sigue optando a ser la elegida por Amazon Prime Vídeo para su adaptación cinematográfica. La plataforma de streaming anunció que ofrecería a uno de los finalistas de los premios KDP (incluido el ganador) la posibilidad de llevar su obra a la gran pantalla convertida en serie o película. Tanto si resulta elegida, o como si no, creo que se avecinan buenos tiempos para mi crecimiento como escritor, pues vienen más cosas, que por el momento no me dejan anunciar. Permaneced atentos.

¿Por qué he hecho tan extensa esta presentación? ¿Por qué he decidido enfocarla de esta manera?

Para transmitir que, con esfuerzo, trabajo y sacrificio, los sueños se cumplen. Si quieres conseguir algo, ponte una meta. Cuanto más grande sea ese fin más te costará alcanzarlo, pero más beneficio y satisfacción recibirás cuando lo consigas. Luchar por lo que uno quiere no te garantiza nada, pero sí te hará grande. Y si eso que buscas no llega, si tarda demasiado, no desistas, porque antes o después llegará. Estoy convencido. Esa es mi filosofía y la que intento poner en práctica.

Para terminar diré, que de este modo he intentado resumir quién soy yo. Un hombre que hace 9 años al cambiar de objetivo, cambió su historia.

Bienvenidos a mis letras.

Bienvenidos a mi nuevo espacio web.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook