«No mires arriba».

Aquí os dejo mi reflexión sobre la película que todo el mundo habla en este final de 2021:

No mires arriba

Recuerdo pocas películas que contengan un mensaje tan importante. Aunque tal y como se retrata en ella, muchas personas se quedarán a medias. Quien crea que ha visto una exageración de cómo reaccionaría el mundo ante una amenaza de este calibre o entienda que se trata de una película apocalíptica más, no ha entendido nada. «No mires arriba» es de esas películas que te recuerdan que formas parte de un mundo que ha perdido el rumbo y que poco se podría hacer si la Tierra se enfrentara a un peligro similar al del cometa Dibiasky.

A mi parecer, el film retrata de forma muy acertada temas actuales como la bochornosa política que solo mira su ombligo, el negacionismo, la decadencia de los medios de comunicación, el egoísmo individual, la transformación que hemos sufrido a consecuencia de las redes sociales y, sobre todo, lo poco que se valora a la ciencia. Se nos ha olvidado que siempre nos salva del abismo y que todos le debemos que seguimos vivos.

Los que tenemos presente la ciencia y hablamos de ella con amigos, conocemos la reacción de la gente incluso de nuestro entorno más cercano cuando tocamos determinados temas que no son de agrado escuchar, como pudiera ser ciertas amenazas naturales reales a las que estamos expuestos; pues existen muchas personas que se niegan a que un evento de este calibre pueda suceder, y otro tanto que se inventan soluciones que no tenemos, que según ellos acabarían con la amenaza. Todo ello, porque no les viene bien que nos golpee una piedra del espacio, tormenta solar o similar, o porque se creen que somos todopoderosos y que nada nos puede hacer un daño tan grande. Cuando les explicas con datos que es factible el desastre o que todo ese avance tecnológico que se han sacado del bolsillo no existe y que no se podría hacer nada si sucediera, es cuando salen a relucir las sonrisas y te recuerdan: «es que tú escribes ciencia ficción». Así está las cosas. No les viene bien.

Yo no soy científico ni pretendo serlo, solo me gusta la astronomía y la ciencia espacial. Pero es en esos momentos cuando me he identificado con lo que ocurre en la película y la reacción de la gente. La misma reacción que se muestra en la película es a la que yo me he enfrentado en ocasiones. La veo diariamente en las redes sociales y a mi alrededor.

Por ello opino que «No mires arriba» derrocha realismo a raudales, pues ejemplifica muy bien estos tiempos contemporáneos de estupidez global. En consecuencia, creo que estamos ante una sátira de gran importancia, que si no habéis visto tenéis que ver.

La he sufrido del mismo modo que la he disfrutado. Una crítica y un toque de atención a cada uno de nosotros muy acertado.

Llevaba un tiempo sin escribir para el blog, y esta película casi me ha obligado a hacerlo.

Gracias por leer y hasta la próxima. Si quieres recibir mis próximos artículos te animo a introducir tu dirección de correo electrónico al pie de esta web.

A continuación te dejo un artículo anterior relacionado:

¿Quieres participar escribiendo en el blog?

Ponte en contacto conmigo.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook